Impuesto carro y moto

Es de humanos tener sueños y aspiraciones, es de humanos, desear tener propiedades, una buena casa y un carro último modelo; pero hablando de carros, ya se acerca la hora de cancelar el impuesto del carro para la vigencia del 2014, ¿otro impuesto? Sí, otro impuesto. Tener carro no solo significa paseos con la familia o los amigos, el carro se convierte en otro hijo al que hay que cuidarlo consentirlo e invertir en su mantenimiento.

El impuesto vehicular es un tributo que todo propietario o poseedor del vehículo debe declarar y cancelar una vez al año, con base en el valor establecido por el Ministerio de transporte; si su vehículo es nuevo el impuesto se paga sobre el valor que aparece en la factura, antes de IVA. Otros elementos que se tienen en cuenta son; el modelo, la marca, la capacidad, el tipo, si es una motocicleta, un automóvil, de pasajeros o de carga.

Una vez analizados los anteriores aspectos, si su vehículo es de servicio particular deberá paga entre 1.5% y 3.5% según el avalúo y si es de servicio público la tarifa es del 0.5% para cualquier avalúo, además se deben cancelar los derechos de semaforización que para la vigencia del 2014 es de CUARENTA Y UN MIL PESOS ($41.000), si no cancela dentro de las fechas establecidas: se genera un interés de mora por cada día de retraso, contado desde el día siguiente al vencimiento.

Señor contribuyente tenga en cuenta que la liquidación de éste impuesto la debe solicitar en el municipio donde este matriculado el vehículo y es importante presentar la tarjeta de propiedad, que es el documento en el que están registradas las características del automotor; allí le expedirán el recibo correspondiente para que se dirija a la sucursal bancaria autorizada para recibir dicho pago.

A manera de ejemplo:

El Señor Pepito Pérez, adquirió un vehículo a crédito en diciembre de 2012 por la suma de CUARENTA MILLONES DE PESOS ($40.000.000), lo financió a sesenta meses, es decir que por concepto de cuota del crédito y póliza de seguro, debe pagar mensualmente ($1.150.000); más el aceite, la sincronización, el balanceo, las llantas y el combustibleeeee!!!; me perdí haciendo cuentas, lo cierto es que señor Pérez quien es un ciudadano del común cuyos ingresos no alcanzan los cuatro salarios mínimos, está pensando si valió la pena comprar carro; perdón!!! endeudarse, por entrar al club de los “con carro”.